Cocinar al aire libre

Modelo: LINE-E / LINE-LAH
Acabado: laminado gris seda mate / nogal tierra y gris visón

La premisa principal de este proyecto era crear en esta magnífica vivienda que se abre a la naturaleza, una cocina con suficiente capacidad como para que toda la familia pudiera cocinar a la vez. El tamaño de la estancia permite diseñar una cocina pensada para todos duplicando zonas de trabajo, espacio de almacenaje y electrodomésticos. Las carpinterías de aluminio que van de pared a pared generan una fachada transparente que al abrirse hacen que la cocina se convierta en un espacio intermedio entre el interior y el exterior. La estancia se organiza alrededor de dos grandes islas centrales y una zona de muebles en paralelo. El lineal de columnas se organiza en una misma pared donde se aglutinan módulos de almacenaje, columnas portahorno, y frigorífico integrado. En paralelo se encuentra la isla que cuenta con las principales funciones de la cocina; amplia superficie de trabajo, dos zonas de cocción con módulos portaplaca y cajones, y zona de lavado con mueble portafregadero y lavavajillas integrado. El amueblamiento de la estancia se completa con una segunda isla que cuenta con otra zona de lavado y con una gran superficie de trabajo que se prolonga por uno de sus extremos convirtiéndose en una amplia mesa de office. Para la pared de columnas se opta por un acabado en madera de roble que da profundidad a la estancia y hace resaltar los materiales claros de las islas. La diversidad de acabados de los muebles propone un interesante contraste entre ellos y dota a la cocina de mucha personalidad.