Una cocina para disfrutar en familia

Modelo: ELEA fresno marfil
Acabado: estratificado blanco Sapporo seda
Fotografía: Jaime Navales Pellón

Hacer de la cocina el corazón de la casa fue el Leitmotiv de este proyecto. Los clientes deseaban un espacio más funcional para trabajar a la vez que amplio y cómodo para reunir a la familia. La reforma integral que se lleva a cabo, da respuesta a estas necesidades aumentando el tamaño de la cocina y generando un espacio abierto, cálido y luminoso. Aprovechando las instalaciones con las que cuenta la cocina, se organiza la zona de fregado y de lavavajillas en el centro de la pared izquierda, acompañada de muebles altos y de columna porta horno y frigorífico en los extremos. La zona de preparación y de cocción se concentra en una gran isla central pegada a una mesa rectangular con el fin de que puedan trabajar en familia y disfrutar de una comida sin desplazarse al comedor. En paralelo a la isla, se diseña una composición de armarios altos y bajos con un nicho central que aumenta la capacidad de almacenaje y que sirve de apoyo para la zona del office. Desde el punto de vista estético, se ha querido potenciar una línea minimalista y sobria, pero con mucha personalidad. Para el amueblamiento se opta por el modelo Line-E, cuyo perfil claro hace resaltar tanto la encimera dekton Entzo como la madera de los frentes. Con esta proyección se consigue dar solución a las necesidades de los clientes y se crea un espacio que además de funcional, tiene una imagen elegante y unificada.